Internet vicio del siglo 21

Todavía recuerdo el trabajo que tuve que hacer en el año 2002 para finalizar el Bachillerato cuyo nombre era «Internet vicio del siglo 21«. Todos los alumnos teníamos que realizar un trabajo para completar el curso. A mí se me ocurrió hacerlo sobre la adicción a Internet.

Internet es un tema que abarca tantos aspectos que prácticamente es inagotable. En aquel entonces se estaba introduciendo en los hogares. No todo el mundo disponía de internet en casa. En cambio, me atrevería a decir que hoy en día poca gente no dispone de internet en casa. En su defecto, existen infinidad de negocios que ofrecen el servicio como por ejemplo los locutorios o cibercafés que tanto se pusieron de moda y que muchos siguen existiendo dejando disponible el acceso a Internet para los que no lo tienen en casa. La sustitución de las enciclopedias por el buscador de Internet era previsible.

En las últimas décadas Internet ha influenciado en gran medida a la sociedad. La red ha cambiado el modo de vida de la gente, las formas de comunicación, la forma de realizar trabajos, entre otras cosas.

Sin coste alguno podemos comunicarnos con personas de diferentes partes del mundo, conocer culturas y costumbres de otros lugares, obtener grandes fuentes de información, realizar trámites con el estado, comprar cualquier tipo de producto en cualquier parte del mundo, jugar a videojuegos, descargar programas, películas, fotos, etc. Prácticamente todo a nuestro alcance.

Es muy fácil crear un vínculo con esta tecnología que abarca tantas cosas. En mi juventud recuerdo que fui adicto a un juego Online que quizá algunos recordéis o conozcáis. Todavía existe. Se llama Ogame. El mítico juego planetario donde se podía atacar a otros usuario para obtener recursos. Era un vicio total. Suerte que pude dejarlo. Igual que este juego, cualquier usuario puede encontrar su entretenimiento pasándose horas y horas delante del ordenador. Las descargas, las redes sociales, la disponibilidad de la información, etc, pueden ser muy enriquecedores y peligrosos a la vez.

Hoy en día, el móvil con acceso a Internet ha cogido mucho protagonismo para la mayoría de usuarios. Incluso las principales compañías de servicios han visto negocio ofreciendo tarifas que incluyen internet.

Que todo lo que podías ver en Internet a través de tu ordenador lo puedas ver en el móvil puede ser mucho más adictivo todavía ya que en cualquier momento es posible acceder.

A menudo veo el programa televisivo «Equipo de Investigación» y justamente hace poquito hicieron una investigación de la adicción al móvil de los adolescentes. La mayoría de ellos no pueden vivir sin el móvil siempre conectado a Internet. Hace 15 años esto no era así.

Mi caso es distinto, el móvil lo suelo mirar lo justo y necesario. Aunque en algunos momentos de mi vida si que debo decir que he llegado a estar muy pendiente de él.

Era de esperar que yo también acabara sumergido en las redes pero jamás imaginé que iba a ser de esta forma.

Actualmente se puede decir que trabajo en o para Internet (tengo clientes gracias a Internet) y además tengo aficiones dentro de Internet, como por ejemplo mi blog, la programación y/o las apuestas deportivas. Puedo dedicar de media más de 10h al día. Al menos ahora reduzco considerablemente el uso en los fines de semana. ¿Soy adicto a Internet? ¿Sois adictos a Internet? ¿Qué opináis?

Autor
Escrito por Jose Aguilar - Director ejecutivo y tecnológico en JA Modules. Experto programador PrestaShop y Experto programador WordPress.
Te ha servido? Valora esta entrada!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en las redes sociales

2 respuestas a “Internet vicio del siglo 21”

  1. Pedro dice:

    No creo que seas adicto. Es trabajo

  2. erm3nda dice:

    Interesante artículo.

    ¿Somos adictos a las zapatillas? ¿Por qué no ir descalzos?

    Si aquello a lo que crees que eres adicto tiene una finalidad útil, no se puede definir como adicción. Son las formas lo que definen esto. Por ejemplo, yo llevo zapatillas unas 16 horas al día. Si durmiese con las zapatillas puestas siempre ya podríamos considerar el caso.

    El tema es que al ser algo «nuevo» se enfoca desde 1500 puntos y obtiene casi siempre la categoría de «boom», sin embargo no deja de ser un medio o cosa que podemos usar bien o mal, ser adictos o no, nunca en relación directa con el número de horas.

    Si no tienes nada que hacer y pasas el día entero mirando mierda, entonces eres adicto a la mierda, y dado que el móvil te la ofrece de forma instantánea y muy colorida y multimedia, entonces se vuelve aún más adictiva y podríamos considerar que eres adicto a la mierda, internet y como no, el propio móvil.

    Cuando prestas más atención al móvil que a quien tienes enfrente entonces tienes también una adicción, pues en ambos casos estás atendiendo finalmente a una persona o petición, sin embargo te tira más mirar el móvil y creer que ahorras tiempo atendiendo a dos personas, cuando en realidad atiendes mal a una y a la otra la ignoras.

    Similar a ti, gran parte de mi vida, mis hobbies y otras cosas van en torno a la tecnología, casi siempre ligadas a internet. Tiene que ser difícil no querer usar zapatillas siendo que ya existen, y eso es lo mismo que pienso de internet (Recomiendo ver el capitulo de «el internes» de Don Ramon y Perchita).

    Pasado el boom, y después de unos cientos de miles de accidentes y percances por no mirar al frente, puede que la gente termine cogiendo consciencia de que el plano físico siempre será más importante que el digital en cuestiones de seguridad. Tal vez yo me equivoque y las lentes-móvil usurpen su lugar. Entonces la gente pasará de no querer ser «gafotas» ni «friki» a ser «friki gafotas» y creerse normal, cosa que pasado un tiempo se convierte en realidad, además de permitirles fijar la vista (que no la atención realmente) al frente.

    PD. Veo gente cruzar semáforos mirando el móvil y me dan ganas de darles un tortazo.

    PD2. Recuerdo cuando yo era el friki del ordenador. Ahora los frikis son todos los demás, llevándose el móvil a cagar para poder seguir farmeando o lo que sea que hagan con el móvil…

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.